#NosotrasRompemosBarreras

En julio de 1999, dos maestros (de un pueblecito de 4.000 habitantes en un entorno rural del Campo de Cartagena en la Región de Murcia) y cuatro padres decidieron ayudar a dos niñas que jugaban con chicos al fútbol y que al cumplir la edad de 12 años no podía seguir jugando con ellos. Entonces, llenos de ilusión lograron completar un equipo de fútbol sala con 9 niñas, que cada año fue creciendo y creciendo hasta conformar el Club femenino tal y como hoy se conoce. Actualmente, el Club está conformado por más de 120 niñas, en un entorno rural, algo impensable en los inicios. Desde entonces, el currículum deportivo de este club es asombroso:

  • Campeonas Liga Region de Murcia en todas las categorías en varias ocasiones
  • 5 Campeonatos Liga 2ª División Nacional Real Federación Española Fútbol
  • 1 Campeonato Liga 1ª División Nacional Real Federación Española Fútbol
  • 1 Campeonato European Women Futsal (Champions oficiosa)

La pasada temporada el Club tenía equipo en 1ª y 2ª División nacional (las máximas categorías en España), Senior Regional, Juvenil, Cadete, Infantil, Alevín, Benjamín, Prebenjamín y Chupetas, por lo que sus objetivos deportivos, con el primer equipo, a corto plazo, son a la altura de sus posibilidades: ganar la liga de primera división femenina 20/21 y la Copa Intercontinental 2020.

Pero a pesar de ser un referente en este deporte a nivel nacional, deben luchar cada día por que el esfuerzo que realizan estas chicas, que estudian, trabajan y juegan al máximo nivel, pueda ser reconocido y visibilizado, y que su sacrificio pueda ser recompensado. Por todo ello, cualquier ayuda es poca y necesitan seguir buscando apoyos económicos, solicitándonos 5.000 € que serían destinados para afrontar los gastos de viajes.

Creemos que el reconocimiento de estas deportistas pasa por que tengan visibilidad, que sean conocidas por la sociedad, y con programas como este se puede trabajar en esa via. Deben ser reconocidas las chicas a nivel social por sus logros, por su talento, por su esfuerzo y por su palmarés, exactamente igual que lo tienen los hombres.

¿Les echamos una mano?

 

En julio de 1999, dos maestros (de un pueblecito de 4.000 habitantes en un entorno rural del Campo de Cartagena en la Región de Murcia) y cuatro padres decidieron ayudar a dos niñas que jugaban con chicos al fútbol y que al cumplir la edad de 12 años no podía seguir jugando con ellos. Entonces, llenos de ilusión lograron completar un equipo de fútbol sala con 9 niñas, que cada año fue creciendo y creciendo hasta conformar el Club femenino tal y como hoy se conoce." data-share-imageurl="">