#ObjetivoMundialMotocross

Oihane Albizuri, tiene 19 años y su pasión es el motocross. Todo empezó por culpa de su padre, siempre ha sido un apasionado de las motos, y suponemos que, por genética, con tan solo 4 años le pidió una moto para ella. Oihane nos cuenta, que le costó muy poco convencer a su padre, ya que a los 5 años le regalaron su primera moto, y aunque empezaron en la modalidad de Enduro, cambiaron a los 8 al Motocross.

Durante estos años ha competido tanto a nivel autonómico, como nacional, consiguiendo siempre sus objetivos, incluso en temporadas con accidentes. Por ejemplo, en la temporada 2016, tuvo un gran accidente que no le permitió terminar la temporada, pero, aun así, consiguió mantener una 2º plaza en el campeonato de Euskadi con chicos, y a falta de una carrera, perdió su 3º puesto en el NACIONAL.

Actualmente compite en España, y espera conseguir una 2º plaza en el nacional femenino, y una 2º plaza en el territorial mixto.

Pero su objetivo a partir de ahora es participar en la última prueba del Mundial de motocross que se disputara en Imola, Italia del 29-30 de septiembre. Pero como es usual en el deporte femenino, su gran hándicap son los recursos económicos. Para poder participar en la prueba, deben que trasladarse hasta allí, transportar moto-equipación-recambios, comprar billete de avión, alquilar coche para trasladarse hasta el circuito, dietas, hotel... Unos costes que se escapan de su presupuesto.

Pero la realidad, es que participar en una prueba del mundial le ayudaría a crecer como piloto y le valdría para medirse con sus ídolos a las cuales admira desde pequeña.

Para poder disputar la prueba, necesitaría unos 3.500€, en concepto de:

 

Hacer tan solo una prueba supone un gran coste de presupuesto del que no dispone, así que se está preparando al 110% para que el esfuerzo no sea en vano.

¿Le echáis una mano?

 

Tú también puedes colaborar:

Gracias a GoFundme, plataforma de crowdfunding (herramienta de ayuda a la financiación a través del micromecenazgo), puedes hacer tu aportación personal al proyecto.

Oihane Albizuri, tiene 19 años y su pasión es el motocross. Todo empezó por culpa de su padre, siempre ha sido un apasionado de las motos, y suponemos que, por genética, con tan solo 4 años le pidió una moto para ella. Oihane nos cuenta, que le costó muy poco convencer a su padre, ya que a los 5 años le regalaron su primera moto, y aunque empezaron en la modalidad de Enduro, cambiaron a los 8 al Motocross." data-share-imageurl="">